Celulares: un factor de alto impacto en la psicología


El avance de la tecnología y aparición de los celulares inteligentes modifican el modo en que las personas se relacionan actualmente. Expertos del mundo de la psicología entienden que el celular causa un gran impacto en las relaciones humanas y vienen a cambiar la manera de comunicarse entre sí. Mientras podés conocer los mejores smartphones en este sitio.

Smartphones y psicología


Acorta distancias. La evolución de la tecnología trae beneficios y uno de ellos se ver reflejado en los celulares modernos. No existen límites de tiempo y espacio: en segundos podés enviar un mensaje a una persona situada en otro punto del mundo y que lo reciba instantáneamente.

Pero el auge de los celulares incitó al surgimiento de la adicción a los teléfonos, conocida como “nomofobia”. Considerada como una de las nuevas enfermedades del siglo XXI por los expertos, advierten que se trata de una dependencia que provoca que los usuarios no puedan despegarse de sus dispositivos móviles.

A continuación podés ver algunos tips para descubrir si perteneces al grupo de las personas que no pueden despegarse del teléfono. Los motivos varían, van desde razones laborales, afectivas hasta simple curiosidad y sentir la necesidad de estar siempre “conectado”.



Signos de dependencias de los celulares


Signos de dependencias de los celulares

  • Dependencia psicológica: Este factor suele producirse cuando olvidaste cargar tu teléfono móvil y al estar en cualquier lugar no podés usarlo. Según Domínica Diéz Marcet, psicóloga del Colegio Oficial de Psicologia de Catalunya, cuando no podés usar tu teléfono experimentas ansiedad al punto que te ponés de mal humor
  • Si bien el uso de los celulares está naturalizado, el no tenerlo puede llegar a generar una gran inquietud debido a que desde estos aparatos pueden realizarse varias cosas. Un ejemplo es el control de la cuenta bancaria a través del sistema home banking.
  • Cada vez te pasas más tiempo frente al smartphone. La psicóloga también avisa que la adicción no es tanto al teléfono, sino a las aplicaciones que propone. “Si tuviéramos un móvil que únicamente sirviera para llamar, no estaríamos hablando ya del tema”, apunta.

Es que estas apps que puede descargarse en distintos celulares, que van desde juegos hasta redes sociales y beneficios personales, hacen que dejes de lado otras tareas. Es decir, que le saques importancia al trabajo o actividades más importantes, inclusive la atención de quien está a tu lado.

Otros signos de nomofobia


Otros signos de nomofobia

El uso intensivo de los celulares provoca que al no tenerlo encima, sientas que algo te falta. Este aspecto de las personas del nuevo siglo se producen porque la aparición de la telefonía celular hace que las personas pueden ser localizadas en cualquier tiempo y espacio.  

  • Este efecto de estar en modo “disponible” las 24 horas del día también genera un “síndrome de abstinencia” cuando no lo tenés encima tu teléfono. De acuerdo con la especialista, cuando te olvidas el smartphone en algún lugar padecés un estado emocional desagradable de inquietud nerviosa.
  • Distorsiones de carácter cognitivo: Ocurre cuando negas por sobre todas las cosas que no te pasas todo el día con el dispositivo móvil en la mano. Es decir, cada vez que alguien te pregunta por el uso que le das diariamente acotás infinidades de excusas que niegan la realidad.
  • Conflictos en tu círculo íntimo: Se produce cuando el constante uso de los celulares de las personas afecta la comunicación con los seres queridos. Tal vez alguien está diciendo algo importante y en lugar de prestarle atención, estás compenetrado en la pantalla.

Uso de los celulares: no exceder los límites es la cuestión primordial


Si bien la forma de comunicarse entre las personas evolucionó y presentan ventajas, también existen desventajas. Lo sugerido es que haya un control en la utilización de los mismos y de esa manera poder encontrar un punto de equilibrio entre los usos dados al smartphone. Si bien estos puntos pueden generar coincidencias o discrepancias, una persona evalúa qué hacer.


Es decir, no todo es “malo” si se sabe usarlo a conciencia para evitar una dependencia total. Por ejemplo, desde los organismos clínicos aconsejan no darles a sus hijos los celulares en una temprana edad, no comer con el dispositivo sobre la mesa o apagarlos cuando se duerme.




0 comentarios: